Precio Gas-oil aditivado 5/11/2018 1.189€ neto con iva incluido.

TRANSCONT C.V. RECLAMA ALTURA DE MIRAS

El presidente de Transcont Comunidad Valenciana, reflexiona “en voz alta” sobre diferentes aspectos de la actividad en el entorno portuario.

Ahora que llevamos más de dos meses sufriendo el estrés laboral generado por las colas en APM terminals Valencia, sin que por el momento se vislumbre la solución definitiva, parece que puede ser un buen momento para reflexionar en voz alta sobre aspectos que toda la comunidad portuaria ha vivido de un modo u otro.

Durante muchos años, hemos dado valor a una expresión “el puerto es diferente”; este trabajo poco tiene que ver con otros, y aquí todo está aún más interrelacionado que en otros sectores. Efectivamente, somos distintos por lo peculiar de nuestro trabajo, pero lo somos todos los colectivos que conformamos esta realidad: lo que afecta a uno, termina afectando a todos, para bien y, por supuesto, para mal.

Estas últimas semanas, se ha puesto de manifiesto hasta qué punto todos debemos adaptarnos a una realidad cambiante, y se ha puesto de manifiesto algo fundamental: que para que un puerto crezca, no sólo es importante realizar inversión material, sino que es fundamental invertir en capital humano, invertir en acompasar el crecimiento comercial, con la calidad del trabajo que se presta.

El puerto de Valencia se encuentra en condiciones de continuar liderando el sector en nuestro país, pero ese liderazgo sólo será posible si entendemos la eficiencia desde el punto de vista humano, eliminando situaciones de estrés innecesarias como las vividas en las últimas semanas.

No podemos hablar de eficiencia cuando no podemos impedir colas de camiones que colapsan los accesos al puerto, no podemos hablar de eficiencia cuando permitimos que las descargas se dilaten hasta tres horas, y no podemos hacerlo porque estamos dando un escaso valor, no solo al trabajo del transportista, sino también al de todos aquellos que terminan interactuando con este profesional y sufriendo, como ellos, situaciones que poco tienen que ver con su actividad laboral.

Este proceso de cambio debe estar liderado por la Autoridad Portuaria; este proceso es parte de la eficiencia y eficacia que persigue la organización y que tan buenos resultados ofrece. Hoy, el crecimiento comercial no puede entenderse sin el crecimiento humano de aquellos que interactúan a diario en el puerto. Cuidar la perspectiva social de los colectivos profesionales que aquí trabajamos es básico para asegurar el correcto crecimiento.

En este proceso todos deberíamos tener muy presente, en primer lugar, los intereses comunes de la comunidad portuaria y no tanto los intereses particulares de cada colectivo. Tenemos la obligación de hacerlo para seguir contribuyendo a hacer de nuestro puerto un entorno competitivo en una economía globalizada, pero cuando se generan momentos de tensión, es importante que seamos capaces de valorar y poner solución, no sólo a los aspectos técnicos, sino también a aquellos aspectos humanos que suponen la base del crecimiento de cualquier colectivo.

Víctor González
Presidente de Transcont Comunidad Valenciana

0
0
0
s2sdefault

Editorial Web '2015

Trileros.

  El pasado lunes mientras me desplazaba a Madrid para asistir a una reunión de nuestra Federación pues estamos ante la última oportunidad de que el gobierno rectifique su idea inicial de expulsar a los autónomos del transporte de la posibilidad de tributar a través de los módulos, ya que de confirmarse el límite de facturación en los 75.000 € anuales, la mayoría de estos autónomos quedaran fuera de esa posibilidad en 2016.

A mi llegada a la estación de Atocha me encontré con una de los timos más conocidos en nuestras ciudades, los trileros. Y mientras asistía al espectáculo del -¿donde está la bolita? me vino a la mente la misma pregunta que me hago siempre que me tropiezo con este ridículo juego de engaños, ¿Cómo es posible que, todavía hoy, haya gente que caiga en la trampa?

De vuelta a casa después de la reunión venia pensando en un comentario que un compañero había hecho al respecto de la relación entre precio del barril de Brent y el precio de venta al público del gasóleo y en los diversos comentarios que surgieron a continuación. Obviamente todos coincidíamos en el hecho de que en España solo operen tres petroleras no parece lo más favorable para que exista una verdadera competencia en el mercado de los carburantes.

Recordé entonces que tres son también el numero de cubiletes que maneja el trilero y que al igual que éste también participan del engaño sus compinches, sin los cuales sería muy difícil que el incauto viandante picara y ,del mismo modo, las petroleras cuentan también con sus compinches, tan estafadores como los primeros y seguramente tan beneficiarios del botín .

Fue entonces cuando comprendí realmente el papel que en la “determinación”, - “siempre a favor de la libre competencia”- del precio de venta del gasóleo juega la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, antes conocida como Comisión Nacional de la Competencia, antes conocida como Tribunal de la Competencia. Demasiados nombres para una misma cosa, pero ellos sabrán qué necesidad tienen de cambiarse el nombre tan a menudo. Me vino a la memoria que también los trileros se ponen motes para ocultar su verdadera identidad.

Efectivamente, en mi opinión, sin la colaboración de la CNMC y sus ridículas recomendaciones; sin la inestimable aportación del Gobierno con su modificación de la Ley de Hidrocarburos en mayo de este mismo año para hacer imposible en la práctica que se incorporen al negocio nuevos operadores; sin la activa manipulación que en este asunto hacen los medios de comunicación, sin todo este apoyo no sería posible  mantener el establishment del negocio.

En mi opinión, tampoco el trilero podría “trabajar “ sin la colaboración de sus “compañeros”.

Que las tres únicas petroleras que juegan al trile del petróleo en nuestro país alteran artificialmente el precio del carburante no lo digo yo, lo dice el Tribunal Supremo el 2 de junio de 2015 desestimando el recurso de BP y Cepsa como lo había hecho el 24 de mayo con el recurso de Repsol. Así pues en sentencia firme nuestro más alto Tribunal asegura sin ningún género de dudas que estos pájaros fijaron de manera fraudulenta el precio de las gasolinas.

Si no cortamos esto de raíz corremos el riesgo de que nos pase con estos sinvergüenzas lo mismo que nos pasa con los trileros, que nos tropezamos con ellos y miramos hacia otra parte. Por lo que parece nos hemos acostumbrado a que nos estafen delante de nuestras narices, la diferencia en este caso es que con los trileros que te encuentras en la calle puedes jugar o no; denunciar o no, pero con las petroleras ( si te dedicas al transporte) estás obligado a jugar, sí o sí. Lo dicho, trileros.

0
0
0
s2sdefault