Precio Gas-oil aditivado 10/02/2018 1.025€ neto con iva incluido.

Editorial Web '2015

Trileros.

  El pasado lunes mientras me desplazaba a Madrid para asistir a una reunión de nuestra Federación pues estamos ante la última oportunidad de que el gobierno rectifique su idea inicial de expulsar a los autónomos del transporte de la posibilidad de tributar a través de los módulos, ya que de confirmarse el límite de facturación en los 75.000 € anuales, la mayoría de estos autónomos quedaran fuera de esa posibilidad en 2016.

A mi llegada a la estación de Atocha me encontré con una de los timos más conocidos en nuestras ciudades, los trileros. Y mientras asistía al espectáculo del -¿donde está la bolita? me vino a la mente la misma pregunta que me hago siempre que me tropiezo con este ridículo juego de engaños, ¿Cómo es posible que, todavía hoy, haya gente que caiga en la trampa?

De vuelta a casa después de la reunión venia pensando en un comentario que un compañero había hecho al respecto de la relación entre precio del barril de Brent y el precio de venta al público del gasóleo y en los diversos comentarios que surgieron a continuación. Obviamente todos coincidíamos en el hecho de que en España solo operen tres petroleras no parece lo más favorable para que exista una verdadera competencia en el mercado de los carburantes.

Recordé entonces que tres son también el numero de cubiletes que maneja el trilero y que al igual que éste también participan del engaño sus compinches, sin los cuales sería muy difícil que el incauto viandante picara y ,del mismo modo, las petroleras cuentan también con sus compinches, tan estafadores como los primeros y seguramente tan beneficiarios del botín .

Fue entonces cuando comprendí realmente el papel que en la “determinación”, - “siempre a favor de la libre competencia”- del precio de venta del gasóleo juega la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, antes conocida como Comisión Nacional de la Competencia, antes conocida como Tribunal de la Competencia. Demasiados nombres para una misma cosa, pero ellos sabrán qué necesidad tienen de cambiarse el nombre tan a menudo. Me vino a la memoria que también los trileros se ponen motes para ocultar su verdadera identidad.

Efectivamente, en mi opinión, sin la colaboración de la CNMC y sus ridículas recomendaciones; sin la inestimable aportación del Gobierno con su modificación de la Ley de Hidrocarburos en mayo de este mismo año para hacer imposible en la práctica que se incorporen al negocio nuevos operadores; sin la activa manipulación que en este asunto hacen los medios de comunicación, sin todo este apoyo no sería posible  mantener el establishment del negocio.

En mi opinión, tampoco el trilero podría “trabajar “ sin la colaboración de sus “compañeros”.

Que las tres únicas petroleras que juegan al trile del petróleo en nuestro país alteran artificialmente el precio del carburante no lo digo yo, lo dice el Tribunal Supremo el 2 de junio de 2015 desestimando el recurso de BP y Cepsa como lo había hecho el 24 de mayo con el recurso de Repsol. Así pues en sentencia firme nuestro más alto Tribunal asegura sin ningún género de dudas que estos pájaros fijaron de manera fraudulenta el precio de las gasolinas.

Si no cortamos esto de raíz corremos el riesgo de que nos pase con estos sinvergüenzas lo mismo que nos pasa con los trileros, que nos tropezamos con ellos y miramos hacia otra parte. Por lo que parece nos hemos acostumbrado a que nos estafen delante de nuestras narices, la diferencia en este caso es que con los trileros que te encuentras en la calle puedes jugar o no; denunciar o no, pero con las petroleras ( si te dedicas al transporte) estás obligado a jugar, sí o sí. Lo dicho, trileros.

0
0
0
s2sdefault

EDITORIAL: INSTALADOS EN LA INCERTIDUMBRE

  edit f2Por fin dejamos atrás 2014, para el colectivo de autónomos, un año marcado por la incertidumbre propiciada desde el Ministerio de Fomento como estrategia para satisfacer las demandas de sus amigotes.

Un año en que hemos lamentado las bajas de tantísimos compañeros que duele solo de pensarlo. Unas bajas que para el Ministerio de Fomento solo suponen un pequeño cambio en las estadísticas pero que, para cada uno de estos compañeros y sus familias, ha supuesto un autentico drama familiar pues, al quebranto del negocio; del puesto de trabajo; de la vivienda en muchos casos, hay que sumar la desprotección social que sufrimos históricamente.

El papel de Gobierno.

El 2014 será recordado largamente por nuestro colectivo por la sistemática persecución que el gobierno a perpetrado contra los autónomos, culminada con la materialización de la eliminación de los módulos. Una situación que no debería de pasar inadvertida en un año intensamente electoral como éste.

Como casi siempre, nuestro País va a la contra de lo que sucede en los países de nuestro entorno, en los que las políticas de transporte se han centrado en la lucha contra el dumping social. Mientras, nuestro Gobierno se afana en poner todo lo que esté en su mano para favorecer la mano de obra barata en el sector del transporte, al tiempo que Alemania, Francia, Bélgica o el Reino Unido trabajan para acabar con esta lacra que ha empobrecido en nuestro país a centenares de miles de familias con el aplauso fervoroso del partido en el poder.

Otro de los compromisos adquiridos con nuestro sector (y como todos, incumplido) fue el de la lucha contra la morosidad. Solo hay que ir a las estadísticas oficiales para ver cuál ha sido el resultado de no hacer nada; siguen los 87 días de media del pago de los servicios de transporte.

Todo ello sumado al desequilibrio entre oferta y demanda favorecido por tantos años de políticas Neoliberales ha traído como resultado un sector arruinado, con los camiones envejecidos y con una alarmante falta de financiación.

2015

Con este lastre afrontamos un nuevo curso, el del 2015, con algunos síntomas de recuperación de la economía a nivel general a los que poder aferrar nuestras maltrechas esperanzas. Así el espejismo de un gasóleo a la baja, la leve mejora de la financiación y por encima de todo, al tratarse de un año electoral, se supone que los políticos se mostrarán más sensibles a las demandas de un colectivo que, con mucho esfuerzo, sigue siendo el que, más y mejor, aporta empleo y riqueza.

Así pues, tenemos por delante mejores expectativas de mercado, aunque los cambios normativos impulsados en los últimos tiempos por el Ministerio de Fomento, claramente en contra de nuestros intereses, pueden complicar enormemente las cosas. Dependerá, en gran medida, de nuestra capacidad de adaptación a este entorno tan cambiante que éste año sirva de punto de inflexión a partir del cual podamos afianzar nuestro modelo de empresa.

Unos tendrán que hacer encaje de bolillos si quieren permanecer en los módulos y ajustar su facturación a tan paupérrimo limite, mientras, otros permanecerán en sus cooperativas (aunque ya nada será lo mismo), o iniciarán una nueva andadura como empresarios con la creación de las microempresas, con todo lo que ello supone.


Seguramente se sumarán nuevos autónomos al sector, me refiero esos falsos autónomos que puedes encontrar en cooperativas (falsas) vinculadas a grandes flotistas, en las qué puedes desarrollar tu profesión en unas condiciones más parecidas a la esclavitud que al estado del bienestar. Por cierto, ¿Alguien cree que sea fruto de la casualidad que hayan arrasado a más del 30 % de los cooperativistas mientras este tipo de nuevas (falsas) cooperativas florecen con tanto vigor? Debe ser que a la seguridad social le sobra el dinero y por eso no persigue estos comportamientos en virtud de los cuales la empresa deja de pagar más de 500€ al mes a la Seguridad Social. Los mismos que siempre se quejaros de los autónomos ahora no dudan en aprovechar esta magnífica oportunidad que les brinda el ministerio de Fomento para defraudar a placer.

Por último, el 2015 ha de ser también un año importantísimo para saber cuál va a ser el papel que jueguen las asociaciones de transporte, tan maltratadas y perseguidas como el propio autónomo por el Gobierno (ya se sabe que a los neoliberales no les gustan los colectivos, prefieren los lobbies). Un papel que podría ser decisivo para la mejora de la trasparencia en las relaciones entre cargadores y transportistas a poco que nuestros políticos se atrevan, de una vez por todas, a hacer política pensando en el ciudadano y no solo en los intereses de las grandes corporaciones.

 

0
0
0
s2sdefault